Salsa Vinagreta

Todas las salsas vinagreta que no has probado

Vinagreta de mostaza

Vinagreta de mostaza

Hacer tus propios aderezos caseros puede ser muy simple y muy rápido, y el sabor que vas a conseguir es muy superior al de cualquier aderezo comprado en el supermercado. Las vinagretas y los aderezos que compramos en las tiendas están llenos de azúcar, sal, colorantes y aditivos que no nos benefician nada y que lo único que hacen es enmascarar el sabor de la ensalada.

Y si nos hacemos una ensalada en casa para comer más sano, añadiéndole estas vinagretas vamos a deshacer todo lo bueno del plato, y lo vamos a empeorar, así que lo mejor es hacer una buena vinagreta casera, con ingredientes que conocemos y que tenemos a mano, sin aditivos, colorantes, y sin azúcar. La cantidad de sal que le pongamos ya es cosa nuestra.

Se puede hacer una gran variedad de aderezos combinando diferentes ingredientes y especias, y cada uno tiene un sabor característico que dará vida a nuestras ensaladas.

La receta que os propongo hoy es una vinagreta casera que podéis hacer fácilmente. Su ingrediente principal es la mostaza, así que tendremos ese sabor en nuestra ensalada. Y con el vinagre de vino tendremos un toque ácido muy refrescante.

Podemos hacer un montón de versiones sobre esta misma base. Se le puede añadir también un poco de queso azul bien machacado a la vinagreta, o unas gotas de miel para endulzarlo y equilibrar su acidez. También vale cualquier hierba aromática. Lo que se os ocurra.

INGREDIENTES

  • 120 ml de aceite de oliva (mejor si es virgen extra)
  • 2 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon
  • 1/4 cucharadita sal
  • 1 diente de ajo, pelado y picado
  • 1 Pizca de pimentón dulce De La Vera
  • Pimienta negra recién molida, al gusto

Indicaciones para hacer la vinagreta:

Pela el diente de ajo y pícalo muy finamente o machácalo con un mortero hasta que esté pulverizado.

Coloca el ajo en un recipiente que puedas tapar herméticamente (por ejemplo, un tarro de cristal). Introduce la mostaza, el vinagre de vino, la sal, el pimentón, la pimienta negra y, por último, el aceite de oliva.

Tapa bien el recipiente y agítalo con todas tus fuerzas arriba y abajo, hasta que se emulsione y quede bien mezclado. Puedes añadir más aceite si lo quieres más líquido.

Sirve unas cucharadas de vinagreta sobre la ensalada y guarda el resto en la nevera. El aceite en el frío se irá endureciendo, así que habrá que calentarlo un poco y mezclarlo antes de servirlo.